Pokémon: Let's Go
Plataformas: Nintendo Switch
Género: RPG
Desarrollador: Game Freak
Editor: Nintendo
Lanzamiento: 16 de noviembre de 2018 (Switch)
Precio: U$S 59.99
Idioma: Inglés | Español | Francés | Alemán | Italiano

El 12 de septiembre de 1998 salía a la venta Pokémon Yellow, el tercer juego de la franquicia de Pokémon para GameBoy luego de las ediciones Red y Blue (o Green). En Pokémon Yellow se contaba una historia similar a la que podíamos ver en el animé, donde Ash Ketchum recorre junto a su amigo Pikachu la región de Kanto intentando derrotar a los líderes de los gimnasios Pokémon en su camino para convertirse en Maestro Pokémon. Así, el juego nos daba la posibilidad de convertir a nuestro personaje en campéon de la Liga Kanto mientras atrapamos Pokémon de distinto tamaño y color. Posteriormente, con el lanzamiento de la Nintendo Switch, muchos estábamos esperando algún tipo de acompañamiento de Game Freak a la consola con el lanzamiento de algún juego de la franquicia que ayudara a rememorar viejas épocas, y podemos decir sin temor a equivocarnos que lo lograron con creces con Pokémon: Let’s Go, Pikachu! y Let’s Go, Eevee!.

Homenaje a las raíces

Antes que nada hay que decir que Pokémon: Let’s Go, Pikachu! no intenta ser más de lo que es: un gran golpe de nostalgia para aquellos que jugamos los juegos de la serie desde sus inicios, así como una gran forma de dar la bienvenida a las nuevas generaciones a la franquicia. Estos últimos fueron apuntados con el lanzamiento de Pokémon Go! para dispositivos móviles, por lo que un remake de Pokémon Yellow que mezcle lo mejor de ambos títulos podría ser un gran acierto o un gran error, algo que (por suerte) no ocurre.

La historia de Pokémon: Let’s Go, Pikachu! y Let’s Go, Eevee! no sufre modificaciones sustanciales respecto del juego original de GameBoy, manteniendo totalmente la esencia de un juego que sirvió para que muchos incursionaran por primera vez en un juego de estilo RPG. Como sabrán, la historia se basa en nuestro camino como entrenadores Pokémon intentando llegar a ser Maestro luego de derrotar al Alto Mando. Nada nuevo respecto a anteriores versiones o al animé, ¿no?. A lo largo de nuestro recorrido iremos encontrándonos a personajes centrales, como el Profesor Oak, los líderes de gimnasios entre los que veremos a Brock y Misty, nuestro amigo/rival de siempre y hasta a Jesse y James del Equipo Rocket. Todos ellos aportan una dosis justa de nostalgia por lo que fueron y una cuota de sorpresa por el modo en el que están diseñados.

A lo largo de nuestra aventura podremos encontrar varios tipos de Pokémon por distintos lugares del mapa, los cuales pueden ser atrapados mediante el mismo sistema con el que están familiarizados aquellos que juegan Pokémon Go!, ya que no necesitamos debilitar a un Pokémon como en las versiones originales del juego, sino que únicamente deberemos lanzarles una pokebola para intentar atraparlos. Acá es donde el juego innova, utilizando las funciones de la Nintendo Switch para dar una sensación de realismo en nuestro intento de captura. Así, dependiendo la forma en que estemos jugando, variará la forma en que deberemos lanzar la pokebola: si estamos jugando en modo Dock, utilizando únicamente un joy-con, deberemos apuntar a donde queramos que sea lanzada la pokebola, aunque este modo es el que más fallas muestra debido a que a veces el lanzamiento va para el lado contrario al que lo dirigimos, siendo esto algo que deberán pulir en futuras actualizaciones; si, en cambio, lo utilizamos en modo portátil, se utiliza el giroscopio de la consola para direccionar la pokebola. Esta forma de lanzamiento está muy bien lograda, siendo más sencillo conseguir lanzamientos geniales o perfectos con mayor frecuencia. Igualmente, no deja de ser adictiva la simulación del lanzamiento en modo Dock, con errores incluidos.

Combates y más combates

¿Y qué sería de un título de Pokémon sin las batallas contra entrenadores no? A lo largo de nuestra aventura nos encontraremos con todo un abanico de contrincantes que hicieron su aparición en los primeros juegos de la saga, aunque con una reinvención acorde a lo que el título nos propone. Los combates contra estos entrenadores a veces pueden ser evitados, aunque recomiendo combatir contra todos los instructores que nos encontraremos a lo largo del camino (son fácilmente reconociles porque están todos vestidos de forma similar y tienen un cuadro de diálogo con 3 puntos sobre sus cabezas), ya que nos darán recompensas muy buenas en caso de vencerlos.

Un gran acierto de este nuevo formato es la eliminación de los combates aleatorios contra los Pokémon en la hierba alta, cuevas, mares y tantas otras localizaciones. Era bastante irritable, en versiones anteriores, ir avanzando por el Túnel Roca y tener que enfrentar un Zubat cada 12 segundos, algo que es anulado gracias a la aparición de la figura de los Pokémon en tiempo real, pudiendo así evitar el combate en caso que queramos, sirviendo además para elegir contra el Pokémon que queremos atrapar. Algo que, a mi criterio, es acertado es la eliminación de los combates contra los Pokémon salvajes, ya que esto insumía mucho tiempo de forma innecesaria. Igualmente, deberemos combatir sin excepción contra Pokémon legendarios, teniendo 5 minutos para debilitarlos para luego pasar a la fase de lanzamiento de la pokebola, dándole un giro bastante interactivo a la forma en la que debemos atrapar a, por ejemplo, Articuno.

Como todo RPG, deberemos sumar experiencia para que nuestro personaje suba de nivel y sea más sencillo avanzar en la historia. Anteriormente, la única forma era combatiendo tanto contra Pokémon salvajes como contra entrenadores. En Pokémon: Let’s Go, Pikachu! y Eevee!, como decíamos, se anula el combate contra los Pokémon salvajes, aunque atraparlos nos dará experiencia dependiendo la forma en que lo hagamos. Así, si atrapamos un Pokémon de un solo lanzamiento que además sea perfecto, aumentaremos el bonus de experiencia que recibiremos.

Nuestro fiel compañero

Las versiones Pokémon: Let’s Go, Pikachu! y Let’s Go, Eevee! tienen algunas diferencias uno de otro, aunque ninguna sustancial. La mayor, claramente, está en quién será nuestro compañero a lo largo de toda la historia, eligiendo entre Pikachu o Eevee. Hay que aclarar que ninguno podrá ser evolucionado, aunque para paliar esto podremos capturar otros de la misma especie. Ambos, además, contarán con estadísticas muy superiores en comparación a los de su misma especie, alentando así que mantengamos en nuestro equipo a Pikachu o Eevee.

Una de las nuevas opciones es que podremos interactuar con Pikachu o Eevee, dependiendo la versión, acariciándolos y dándoles de comer, conociendo sus estados ánimo mediante animaciones muy tiernas y hasta provocándoles cosquillas. Además, a medida que nuestra confianza aumenta, nos podrán hacer regalos o realizarán distintas acciones en combate que nos serán de mucha ayuda. Algo novedoso es la inserción de vestimenta para nuestro compañero, pudiendo vestirlo de la manera en que más nos guste con algunos de los (pocos) atuendos que iremos recolectando a lo largo de la historia.

Hay algunos elementos que fueron sacados del juego para brindar una experiencia jugable mucho más amigable y centrada en nuestro vínculo con nuestros Pokémon. Veremos que la caña y la bicicleta ya no estarán disponibles, dando paso a que podamos volar o montar encima de alguno de nuestros Pokémon más grandes, recorriendo las praderas sobre el lomo de un Rapidash o volando sobre nuestro Charizard. Podremos seleccionar a uno de nuestros Pokémon restantes para que nos acompañen mientras recorremos Kanto, aumentando nuestro vínculo con ellos, lo que redundará en beneficios en las batallas. Además, podrán encontrar objetos en arbustos y veremos como interactuan con el ambiente que los rodea.

Pokémon: Let's Go

Algo que todos los jugadores más veteranos de los juegos de Pokémon debíamos hacer era sacrificar una habilidad de nuestros Pokémon para que puedan usar las HM, técnicas que servían para sortear obstáculos en el mapa, los cuales podían ser muy útiles (Surf, Fuerza) como totalmente inservibles (Flash) en combate, algo que por suerte fue eliminado en estas nuevas versiones, ya que estas habilidades especiales las podrá aprender nuestro Pikachu o Eevee sin necesidad de borrar otro movimiento. Diferente es el caso de los TM, movimientos que podemos enseñar únicamente para utilizarlos en combate, ya que podrán ser utilizados más de una vez pudiendo enseñar el mismo movimiento a diversos Pokémon sin perderlos.

Otra de las diferencias entre versiones es que encontraremos ciertos tipos de Pokémon en una versión y no en otra, aunque con el multiplayer y la posibilidad de conectar nuestra cuenta de Pokémon Go no es complicado atrapar a la mayoría de los Pokémon. Así, la Zona Safari fue modificada, y ahora en vez de encontrar a Pokémon libres, podremos pasar vincular nuestra cuenta de Pokémon Go y traspasar todos los Pokémon que queramos a nuestra partida de Switch, aunque deberán ser únicamente los primeros 151 o sus versiones Alola. Deberemos atraparlos como a cualquier otro Pokémon salvaje y ganaremos experiencia, facilitando así la tarea de completar nuestra Pokédex.

Kanto nunca se vio mejor

El apartado gráfico y musical es algo que deslumbra desde el primer momento del juego. Podemos elegir ser chico o chica, personalizando nuestro avatar con las (también, pocas) distintas características que deseemos. Al iniciar ya nos damos cuenta que volvimos al Kanto de las primeras entregas aunque con una estética impecable, acorde a los tiempos que corren. Cada pueblo posee su música original aunque reversionada y muy bien lograda, y no se sorprendan aquellos jugadores más viejos de encontrarse tarareando las melodías de las batallas o de las ciudades sin darse cuenta. Cada pueblo y camino tiene algo distintivo, dándo la sensación de estar recorriendo un Kanto totalmente nuevo y lleno de vida.

Pokémon: Let's Go

Finalmente, en cuanto al online, es posible enfrentarnos a otra persona en combates uno contra uno o dos contra dos, eligiendo antes ciertas reglas de la batalla, aunque no existe un matchmaking para buscar jugadores aleatorios, algo que es un punto bajo del juego, sobre todo teniendo en cuenta la obligatoriedad de suscribirse al servicio de Nintendo Switch Online para disfrutar de sus funciones de red.

Soy Maestro Pokémon… Y ahora?

Algo que sucedía en entregas anteriores es que el contenido posterior al finalizar la historia era prácticamente nulo, salvo algunas excepciones. En Pokémon: Let’s Go, Pikachu! y Eevee!, una vez que venzamos al Alto Mando, podremos competir nuevamente contra todos los líderes de Gimnasios, aunque estos dispondrán de Pokémon más fuertes que la primera vez que los enfrentamos.

Además, estarán disponibles los 151 maestros pokémon, a quienes deberemos enfrentar utilizando el mismo pokémon que ellos en un combate en el que no podremos utilizar ningún item que nos ayude a ganar, demostrando quién es el mejor en una batalla en igualdad de condiciones. Esto nos proporcionará muchas horas extras de juego si queremos completar cada uno de los desafíos que Pokémon: Let’s Go, Pikachu nos propone.

Pokémon: Let's Go

Conclusión

Pokémon: Let’s Go es una mezcla perfecta entre lo que fue la saga y lo que apunta a ser. 2019 será lanzado un juego de Pokémon que seguramente sea mucho más compleja que estos juegos, aunque este remake de Pokémon Yellow cumple con creces todas las expectativas que podría tener un jugador veterano de la saga, así como propiciando de forma amable la inserción de nuevas generaciones en las grandes aventuras que nos trae GameFreak con Pokémon. La historia es contada de forma sencilla y amigable, y se agradece la eliminación de los combates aleatorios contra los Pokémon salvajes, aunque podrían mejorar mucho el lanzamiento de las pokebolas en el modo Dock.

Analisis
Historia
9
Jugabilidad
9
Dificultad
8
Música
10
Duración
9
Gráficos
9
Artículo AnteriorAnunciada la fecha de salida para I Am The Hero
Proximo Artículo[Review] Robin Hood