Antes de empezar, aclaremos que esta reseña es realizada por quién escribe y es autor de esta publicación, en conjunto con Jairo Yañez, nuestro platinador maestro. Dado que ambos compartimos un cariño especial por Shadow of the Colossus, es que decidimos aportar nuestro granito de arena para abarcar más territorio. Dicho esto, comencemos.

Un viaje en el tiempo

Con la “reciente” salida del The Last Guardian (ElJuegoQueSeProduceDesdeLaPS2), Fumito Ueda volvió al ruedo. Todos aquellos que seguimos un pelín de su historia, sabemos que sus creaciones se caracterizan por el énfasis en demostrarnos la relación que puede existir entre dos individuos que, aunque no hablen el mismo lenguaje o no sean de la misma especie, se unen por un objetivo inocente. TLG tiene a su Trico, Ico a su Yorda, y Wander (nuestro protagonista) tiene a Agro, su fiel caballo.

Nuestra aventura comienza

Como lo he mencionado en la review de The Last Guardian, los juegos realizados por Ueda no son para cualquiera. No se caracterizan por tener un gameplay muy elaborado o narrativas extensas, sino por la simpleza y profundidad de abarcar temáticas de la forma perfecta. El tinte justo de crudeza y la fácil peregrinación desde el lado bueno y correcto de la vida, hasta sus más oscuros miedos.

BluePoint, una de los exponentes en cuanto a empresas creadoras de remasterizaciones, fue la encargada de traer esta reliquia a la última generación de consolas de la familia PlayStation. El trabajo realizado fue arduo, ya que no se trató de una simple remasterización, sino un completo barrido y comienzo desde cero, textura por textura, logrando quizás uno de los productos con más calidad visual que se hayan visto hasta la fecha (y que ahondare en el apartado audiovisual de esta review). Por otra parte, no solo se trata de mejorar los “dibujos”, sino también de respetarlos. El trabajo debía ser realizado por una empresa que tuviera tanta delicadeza como si a los mismos fanáticos les hubieran inyectado conocimientos de programación y diseño, para que lo realicen ellos mismos.

En los siguientes apartados veremos algunas detalles de la historia del juego y enfocaremos energías en lo más importante: el pasaje a la nueva generación.

Historia

Y otra vez

Shadow of the Colossus es un clásico “no te cuento nada, las cosas son así, y punto”. La primer cinemática del juego nos muestra a nuestro protagonista recorriendo junto a su caballo un acantilado para llegar hasta una fortaleza en medio de un territorio desolado. ¿Quién es? ¿Por qué está ahí? ¿Qué es ese lugar? Imaginatelo.

Luego de esa breve introducción, vemos al joven protagonista dejar en una especie de pedestal a una niña con un vestido absolutamente blanco. Al parecer, la niña está muerta. Unos espíritus vienen a querer llevarnos, pero aquí es donde desenfundamos nuestra espada para, con un haz de luz, hacerlos desvanecer a todos y cada uno. Acto siguiente una voz nos habla diciendo que si vinimos a buscar el alma de la niña, tenemos que pasar una prueba: matar a los colosos que se encuentran en el territorio.

La niña en el pedestal

Listo. Hasta acá podemos hablar en cuanto a lo que la historia del título se refiere, dado que todo lo que se narra posteriormente es poco y particularmente importante. Equipados con nuestra espada y arco, y junto a nuestro fiel corcel, tenemos que ir uno por uno destruyendo a los colosos y siguiendo las pistas que “la voz” nos dirá en el templo central donde está la niña.

Jugabilidad

Lo primero que notaremos a la hora de jugar a Shadow of the Colossus, además del apartado visual, es que los controles fueron modificados para adaptarse a la nueva generación de consolas. Al principio lo notaremos raro (en todo momento podemos modificarlos y jugar con los clásicos o modernos) pero al rato de unas horas nos terminamos acostumbrando.

Marcando el camino

La jugabilidad se siente muy fluida al lado de su versión de PS2/PS3, y el sistema de combates funciona realmente bien. El objetivo del juego será siempre derrotar a cada uno de los colosos disponibles en el juego, en donde cada uno de ellos cuenta con su propia zona dentro del territorio que nos invita a llegar a ella desde la fortaleza, que es en donde comenzamos el juego y hace el papel de “base” (y donde se encuentra la niña). Apuntando nuestra espada al sol, su luz se refleja marcandonos el camino a seguir así como las debilidades de cada coloso cuando nos encontramos en batalla con ellos.

Durante el viaje hacia nuestro objetivo a lomo de Agro nos encontraremos ante un vasto mundo que posee estructuras a superar o utilizar (como es el caso de los altares de regeneración). A medida que avanzamos en la historia, nuestros objetivos estarán mas lejos por ende nos resultará mas complicado encontrar el camino correcto y en ocasiones deberemos superar algun que otro puzzle.

Sí, un pequeño spoiler de un coloso

Los combates contra los colosos son el núcleo del juego, siendo batallas espectaculares en las que deberemos encontrarle la mecánica o el patrón a cada uno para poder tumbarlos. Dichos colosos son los únicos enemigos de todo el juego, contando cada uno cuenta con mecánicas únicas, obligandonos a pensar bien una estrategia para derrotarlos, o mas bien para abordarlos, ya que al final siempre terminaremos escalandolos para posteriormente encontrar su punto débil en donde efectuaremos el golpe letal. ¿Parece fácil no? Bueno, por esa razón los colosos se moveran y harán lo imposible por quitarnos de encima, siendo que aquí se introduce el concepto más importante de la jugabilidad de Shadow of the Colossus: la resistencia.

La resistencia consiste en la capacidad de nuestro protagonista de poder realizar acciones como colgarse, trepar, saltar o mantenerse firme en un punto (aquellos que jugaron el TLG sabrán a qué me refiero por las trepadas a Trico). Por lo tanto, deberemos de controlar nuestra resistencia, ya que si se agota mientras estamos escalando nos caeremos y deberemos subirnos de nuevo al coloso o estructura en donde nos encontremos. Junto a nuestra espada y Argo, la resistencia es el tercer eslabón más importante en cuanto a jugabilidad se refiere.

El juego en todo momento nos hace sentir diminutos en el mundo de los colosos (tampoco es como si no lo fueramos ¿no?) y abrumados antes la presencia que ellos imponen. Si bien no sabemos la razón por la que debemos abatirlos, muchas veces nos cuestionamos si es correcto lo que estamos realizando.

Audiovisual

La puesta al día gráficamente es algo necesario, pero no en todos los juegos, sino en las verdaderas obras maestras como lo es Shadow of the Colossus. El juego visualmente se ve increíble, con una estabilidad en 60fps bastante decente (siendo que en PS2 funcionaba a 12fps) incluso en una PS4 “Fat” como fue la que utilizamos para esta reseña. Bluepoint superó el gran miedo de los fanáticos de poder arruinar la esencia de la saga, conservando todo lo que lo hizo grande en su día, pero rediseñado con la tecnología actual. El resultado es un videojuego que nos deja con la boca abierta en más de una ocasión con paisajes deslumbrantes, los diseños de los colosos excelentes, a la par con el de los personajes principales.

PS2 vs PS4

Como se puede ver en la imágen, los cambios son a niveles drásticos. No fue una simple limpieza o pulido de texturas, sino una reconstrucción desde los cimientos, dando lugar a más flora, iluminación e incorporación de sombras. Asi mismo se puede notar como las estructuras fueron modificadas, agregando detalles de relieves o roturas en las paredes, y quizás el punto más importante fue la construcción de un modelado 3D para el horizonte, siendo que en la versión de PS2 consistía de una imagen bidimensional para solventar problemas de procesamiento (y cuando nos acercabamos al horizonte, este se formaba).

Motion Blur en acción

En lo referente a los movimientos, la naturalidad con la que son realizados aumenta mucho más que en la versión de PS3. Se tuvo en cuenta que el protagonista debía realizar movimientos extremos (al estilo muñeco de goma) entonces los patrones de procesamiento adquirieron una mejora digna de los títulos actuales. A eso se le agregó el motion blur (el efecto “borroso” cuando algo se mueve aceleradamente) que no se podía lograr con tecnología antigua (que puede regularse desde el menú de opciones).

Cabe destacar la inclusión del modo foto en el juego, algo que todos los juegos de hoy en día deberían tener por obligación. Con dicho modo podremos tanto en las cinemáticas como en el gameplay sacar fotos de los bellos paisajes del juego. Contamos con un amplio repertorio de filtros, alturas de la cámara y demás opciones para lograr excelente capturas.

Filtros y más filtros

Por el lado del sonido, la banda sonora del juego ya era épica en su momento, pero increiblemente ahora lo es más. Grabada desde cero por parte de una orquesta, la música del juego transmite la misma pasión que lo hacía antiguamente. Cada encuentro contra los colosos no serían iguales si no estuvieran acompañados por la sublime banda sonora que posee Shadow of the Colossus. Lo mismo con las cinemáticas características de Ueda, donde por momentos no se necesitan palabras para demostrar los hechos, sino que lo hacen mediante la música. Como todos los juegos de Team Ico cuentan con un idioma original de ellos que sinceramente es excelente.

Camino al Platino

Si vamos por el platino de Shadow of the Colossus para PS4, notaremos que la lista de trofeos es bastante similar a la que vimos en PS3 pero con algunos nuevos. Primero nos concentramos en pasar el juego y disfrutarlo de forma normal. Al terminar la primera partida desbloqueamos el modo “Ataque cronometrado” en normal, y al completar este modo conseguiremos ciertos objetos que nos ayudaran en nuestras futuras pasadas, al igual que para buscar los coleccionables que son: Frutas, lagartos brillantes y rezar en todos los templos.

Trofeos de todos los colores (como los filtros)

En esta ocasión deberemos completar el juego en modo difícil pero, a diferencia de la versión de PS3, ahora hay que pasarlo en menos de 5 horas 41 minutos y 28 segundos por lo cual deberemos conocer bastante bien el juego. Por último nos quedará el paso más complicado del juego que es completar el “Ataque cronometrado” en difícil para dar paso a los demás trofeos pendientes.

En resumen el platino nos llevará varias pasadas llegando a las 40/60 horas de tiempo para llegar al tan ansiado trofeo. Por su parte la dificultad dependerá mucho de si somos nuevos en la saga (9/10) o ya somos veteranos y sacamos el platino en PS3 (7/10).

Conclusión

El trabajo realizado por el equipo de Bluepoint Games ha dado a luz a una nueva obra maestra bajo el nombre de Shadow of the Colossus 2.0, conservando toda la esencia que lo hizo lo que es hoy en su día, pero con importante upgrade técnico. Sin lugar a dudas es un juego que todos deben jugar, una experiencia (como me gusta decir) tanto para los veteranos de la franquicia, como los que no tuvieron la oportunidad de disfrutarlo en PS2.