Plataformas: PC / PlayStation 4 / Xbox One
Géneros: Aventura/ RPG
Desarrollador: CyberConnect2
Editor: Bandai Namco
Fecha de lanzamiento: 17/01/2020
Precio: 1.999 ARS Steam/ 60 USD PS4/ Xbox One
Idioma: Ingles / Japones / Español España

La primera vez que experimentas Dragon Ball, es mágico. Ya sea que hayas visto el anime cuando eras niño, leyeras el manga o revisitando la serie de adulto, hay una razón por la que tanta gente le guarda un cariño especial a su historia. Esta franquicia ha proporcionado innumerables arcos de historias que combinan magistralmente la comedia con encuentros impactantes y batallas satisfactorias.

El momento en que Dragon Ball se convirtió en Dragon Ball Z y la franquicia continuó expandiéndose en popularidad, se comenzaron a lanzar videojuegos que agregaron un nivel inicialmente innovador de interactividad a estas icónicas historias. Sin embargo, a medida que pasó el tiempo, los mismos arcos de Dragon Ball Z fueron adaptados, contados y resumidos en docenas de adaptaciones de videojuegos. Actualmente, los fanáticos probablemente no quieran jugar a otro juego de pelea que te haga revivir la invasión Saiyajin y el ataque de Cell. Dragon Ball Z: Kakarot tiene como objetivo dar a estas historias familiares una nueva capa de pintura con una experiencia más centrada y orientada al RPG, pero ¿hace lo suficiente como para querer ver a Raditz con un agujero en el estómago por enésima vez?

En términos de presentación, Dragon Ball Z: Kakarot es sin duda una clara actualización sobre los videojuegos anteriores de la franquicia. Después de pasar más de una década elaborando cinemáticas bien animadas y visualmente impresionantes para la serie Naruto: Ultimate Ninja Storm, el desarrollador Cyberconnect2 trae esa misma experiencia y amor a Dragon Ball Z: Kakarot. Si bien no hay minutos de extravagantes animaciones llenas de QTE en este juego, muchos de los momentos cruciales a lo largo de la historia se cuentan con escenas con una animación absolutamente estelar.

La mayor parte de la historia se cuenta a través de escenas de estilo RPG que serán familiares para cualquiera que haya jugado JRPG como Dragon Quest XI o Persona 5. En lugar de ser una presentación de grandes éxitos, Dragon Ball Z: Kakarot hace un gran trabajo al entregar la narrativa completa de estos primeros arcos de una manera que incluso dejará satisfechos a los principiantes.

Por supuesto, al tratarse de un videojuego, los momentos más importantes no se desarrollan en las escenas. No verás a Goku y Raditz enfrentarse en una escena de CG animada, tendrás que luchar estas batallas fundamentales por ti mismo. Desafortunadamente, es aquí donde Dragon Ball Z: Kakarot no puede hacer el trabajo pesado necesario para hacer que estas historias demasiado familiares valgan la pena volver a visitar.

Si has jugado Dragon Ball Xenoverse, has jugado Dragon Ball Z: Kakarot. Si has jugado alguno de los juegos más antiguos de Dragon Ball Z: Budokai Tenkaichi, básicamente has jugado Dragon Ball Xenoverse. Las batallas se reducen a la acción de pelea que ya hemos visto en tantos otros videojuegos de Dragon Ball. Un botón golpea, otro hace ráfagas de ki, un tercer botón carga dicho ki, y mantener presionado un gatillo te permite hacer movimientos especiales.

Si bien el restrictivo medidor de resistencia de Xenoverse afortunadamente no se encuentra aquí, el combate a veces todavía se siente lento debido a un puñado de componentes menores. En primer lugar, no puedes encadenar ataques estándar y movimientos especiales fluidamente; siempre hay una cantidad de tiempo incómoda que debes esperar después de realizar un ataque estándar para poder realizar un movimiento especial, y en ese momento el enemigo probablemente ya ha lanzado su contraataque. En segundo lugar, hay un gran enfoque en la posición y el juego defensivo. Necesitarás moverte hábilmente entre los ataques y utilizar tu botón de bloqueo, porque destrozar el botón de ataque conducirá a una rápida derrota.

Si bien el combate central no hace nada nuevo, los sistemas de juegos de rol auxiliares agregan algunas capas adicionales al gameplay que hacen que las cosas sean un poco más interesantes. Los árboles de habilidades son enormes, y aunque en su mayoría son desbloqueos lineales, la sensación de progresión que obtienes al expandir lentamente tu repertorio de habilidades para cada personaje es bastante satisfactoria. También hay un sistema de comunidad único en el que ayudar a los personajes te da medallones y una serie de tableros en los que puedes colocar dichos medallones. Vincular medallones de alto nivel o medallones de personajes que están conectados entre sí en la historia producirá una variedad de bonos en el juego en función de cuál de los tableros de la Comunidad priorices. Esta parte ayuda a agregar un poco de profundidad al juego, pero la experiencia y el sistema de nivelación se sintieron innecesarios.

Las batallas siempre se movían demasiado rápido para que los números constantemente crecientes que se lanzaban a tu cara realmente significaran algo, y el juego se desarrolla de una manera en la que tus personajes casi siempre se nivelan lo suficiente como para enfrentar la próxima pelea, lo que significa que nunca te preocuparas por tu nivel o en farmear experiencia.

El juego trata de hacer que el mundo se sienta vivo permitiéndote explorar entornos abiertos con una variedad de actividades paralelas, pero este aspecto también se siente mediocre. Cuando vuelas por cielo como Vegeta o te subes a la nube voladora como Goku es satisfactorio, la mayoría de las cosas que haces en estos entornos es recoger orbes de habilidad, activar misiones secundarias simples o ir directamente a la siguiente misión principal.

Aún así, solo el acto de volar a través de este paisaje es genial. Si bien no es tan nítido como Dragon Ball FighterZ, los colores vivos y fps estables hacen que cada escena sea una alegría para la vista. Sin embargo, el audio podría ser mejor. Si bien la presencia de una opción de audio dual es maravillosa, el guión está lleno de pausas innecesarias en el medio de las oraciones que realmente no las necesitan. También me encontré con un par de cierres inesperados antes del famoso parche 1.03.