La última vez que Capcom lanzó un Monster Hunter en consolas no portatiles fue en 2009 con Monster Hunter Tri. Aunque la compañía ha lanzado algunos juegos excelentes desde entonces, nada se compara con el salto que ha dado en 2018. Monster Hunter: World reinventa y reimagina muchos de los principios fundamentales de la serie, al tiempo que mantiene las ideas que hicieron que las primeras entradas de la serie fueran geniales.

Si eres nuevo en Monster Hunter, el juego es simple. Toma uno de los 14 tipos diferentes de armas, ponte tu mejor armadura y dirígete al mundo para cazar a tu presa. Luego, tomas los materiales recogidos durante la caza (principalmente todas las partes que recolectas al matar a tu presa) y los usas para fabricar armas y armaduras más fuertes para continuar el ciclo. Ese es el loop clásico de Monster Hunter.

El combate en Monster Hunter siempre ha tenido el centro de atención. Incluso con armas más pequeñas y rápidas, los jugadores se ven obligados a considerar sus ataques para que no sean contrarrestados por una de las bestias fantásticas del juego. Cada tipo de arma tiene un cierto grado de profundidad, y aprender los detalles y combos probablemente podría compararse con aprender el conjunto de movimientos de un personaje en un juego de lucha. En un momento dado hay mucho que puedes hacer, y parte del atractivo del combate es aprender no solo cómo atacar a un monstruo, sino también cuándo. Esta idea incluso se aplica a cosas como la curación. Si te golpean mientras bebes una pocion, solo se otorgará una porción del efecto de la poción, desperdiciandola. Ya sea atacando o huyendo del monstruo, los jugadores se ven obligados a considerar su entorno(ra’s al ghul estaria orgulloso).

Lo primero que se destacará por igual entre los fanáticos veteranos y los recién llegados de Monster Hunter: World es el nuevo énfasis en un mundo vivo y lleno de detalles. Atrás quedaron las zonas de carga de los juegos anteriores, aunque las áreas todavía se dividen en segmentos específicos marcados en su mapa. Los jugadores ahora exploran las diferentes zonas de cada juego sin problemas, aprovechando todo tipo de características ambientales.

Deslízate por una pendiente o arrástrate por un agujero hasta la parte inferior del mapa, escala por las enredaderas o usa tu gancho de agarre, incluso da un paseo en un wingdrake desprevenido y haz que te lleve al otro lado del mapa. Todo esto se siente bastante bien, ya que viajar por cada una de las zonas únicas de Monster Hunter World es algo especial, al igual que todas las bestias que lo habitan

A medida que los jugadores avanzan en el juego, también pueden encontrar nuevas áreas para establecer campamentos base en cada ecosistema, lo que les permite viajar rápidamente a rincones lejanos de lo que fácilmente son los mapas más grandes que la serie haya visto.

Y no es solo el tamaño de los mapas. Los mapas tienen una variedad mucho mayor de puntos de recolección, y un grupo de criaturas vivientes tanto para capturar como para usar a tu favor. Es cierto que, además de algunas criaturas específicas, el mayor uso que obtendrás al capturar animales es colocarlos como mascotas en tu habitacion privada. Pero incluso eso es genial, y eso no quiere decir que no hay mucho que puedas hacer con las pocas criaturas que pueden tener un impacto directo en la caza, todo es parte de un mundo diseñado meticulosamente para actuar contigo de una manera interesante, curiosa y divertida.

Los sapos pueden ser pateados o golpeados para provocar enfermedades o cambios de estado, por ejemplo, pero estos cambios también afectarán a tu cazador, ¡así que ten cuidado! Se pueden golpear a los Flashbugs para aturdir a un monstruo e incluso plantas como Poisoncups y Sporepuffs se pueden usar de muchas maneras en el furor de la batalla. Saber lo que te rodea puede tener tanto impacto como conocer las distintas respuestas de un monstruo cuando se trata de aprovechar al máximo una cacería. Experimentar con el medio ambiente es una experiencia emocionante para dar vuelta un encuentro difícil, pero lo mas satisfactorio y emocionante es cuando en medio de la batalla otro monstruo aparece para crear un gran espectáculo de batalla.

Todo esto no sería posible sin el salto que la serie ha tenido en las consolas de última generación, y el salto se deja sentir en las imágenes incluso más que en la mecánica y los sistemas. Los mapas  de Monster Hunter World están repletos de detalles y, naturalmente, son un gran avance visual de generaciones anteriores en 3DS y PSP.

 

Estas zonas no solo son más grandes, sino también más audaces y más densas repletas de oportunidades. El juego se ve impresionante, y la abundancia antes mencionada de plantas y animales le da a cada área una sensación vivida. La primera vez que puse un pie en Coral Highlands quede asombrado, cada uno de los 5 mapas principales de Monster Hunter: World está a la altura de mis favoritos de títulos pasados.

Una preocupación que tenía al entrar en juego era cuánto contenido lograría incluir. Monster Hunter Tri, el último gran salto visual de la serie, sufrió una falta de contenido importante, y aunque Monster Hunter 4 era mejor, era fácil ver que muchos activos simplemente se estaban reutilizando desde la PSP. El juego funciona decentemente en este sentido; Monster Hunter World ciertamente no tiene la lista más grande de monstruos para luchar en la serie, pero hay mucho por hacer y está fuertemente reforzada por la densidad antes mencionada dentro de cada una de sus zonas.

La sólida mezcla de monstruos antiguos y nuevos traídos al juegos ha logrado ocuparme durante 30 horas y contando, y el potencial para el juego en línea y DLCs en camino también actúa como algo positivo. Con solo pensar en la cantidad de oportunidades que pueden llegar en forma de DLC es muy motivador.

Otra gran adición para Monster Hunter World y el punto de preocupación para mí fue la muy publicitada capacidad de jugar cualquier aventura a través de multijugador facilmente. Esta promesa de Capcom finalmente funciona, pero la historia completa aquí es un poco más complicada de lo que inicialmente se podría creer. Los jugadores pueden unirse con amigos para cada misión en el juego, pero hay una gran problema cuando se trata de las misiones de la historia principal, las “Misiones asignadas”. Los jugadores no pueden agruparse en estas misiones hasta que ya hayan visto todas las cinemáticas de la misión.

Esencialmente funciona así: si una misión tiene una cinemática al principio y luego otra antes de que se introduzca el monstruo objetivo de la misión, no podrás invitar a tus amigos hasta que hayas visto ambas escenas, y no serán capaz de unirse hasta que hayas hecho lo mismo. Para progresar a través de la historia como un grupo de 4 personas, cada jugador debe ver individualmente las escenas en su misión de historia, salir de la misión, y luego volver a unirse como grupo para terminar la misión. Alternativamente, si solo una persona no ha completado la misión, esa persona puede enviar un SOS Flare para pedir ayuda después de que se le notifica que la opción se ha activado, una vez que terminas de verla cinemáticas. Es una configuración intrincada, y es una que, a pesar de la facilidad de las invitaciones en línea, no puedo evitar sentir que es un paso atrás respecto a los títulos anteriores.

Esta decisión se tomó para ayudar a la historia. Debería ser suficiente para mantener a los jugadores que necesitan absolutamente una historia en sus juegos, pero no hay nada que te deslumbre aquí: Se podria decir que la historia existe solo para atraer a esos jugadores que necesitan una historia dentro del juego. Solo puedo esperar que Capcom encuentre una mejor solución para el juego en línea con un parche en el futuro cercano, porque tal como está, este es el único problema recurrente en un juego fantástico.

Cuando entres al corazón de Monster Hunter: World, lo que encontrarás es posiblemente el mejor título de la franquicia, un juego que logra un excelente equilibrio entre hacer que la serie sea más accesible para una audiencia más amplia sin dañar los elementos que hacen a la serie tan querida por su fanbase veterana. Es un comienzo explosivo para 2018, y estoy muy emocionado por las actualizaciones de contenido del juego en el futuro.

Camino al Platino

Por Jairo D. Yañez

Si vamos por el platino de Monster Hunter: World nos vamos a encontrar con trofeos que consumiran nuestra vida -literal-. Desde el vamos tenemos que tener en cuenta que nos encontramos con un juego con una duración larga, lo primero que tenemos que hacer es concentrarnos en completar la campaña, este paso puede llevarnos unas 80 horas aproximadamente. No contamos con trofeos perdibles, por lo cual podemos disfrutar el juego sin preocuparnos por nada.

Cuando terminemos la campaña se viene el paso más largo que es llegar a nivel de Hunter 100 y conseguir todas las coronas (Miniaturas y grandes). Este paso puede llevarnos mas de 400 horas fácil, ya que para conseguir dichas coronas deberemos matar a cada monstruo del juego cuando este tiene un tamaño (15%) más pequeño o más grande de lo normal. Si es mucho más pequeño obtienes una corona en miniatura, si es más grandes una corona grande. El problema de esto es que es completamente aleatorio y tendrás que matar al mismo monstruo muchas veces.

Al ser algo tan al azar, no se puede estimar un tiempo exacto por esta razón dependerá de la suerte que tengamos para conseguir las coronas de todos los monstruos del juego. En resumen, nos encontramos con un platino bastante sencillo en dificultad con un 4/10 pero que nos consumira mucho tiempo ya que no depende de nuestra habilidad, sino de nuestra suerte.

Analisis
Jugabilidad
9
Banda Sonora
9
Graficos
9
Artículo AnteriorXenon Valkyrie+ llegará a PS4 y Xbox One
Proximo ArtículoOfertas PSN – PlayStation Plus Specials
Nintendo Nerd, Blizzard fanboy, Pokemon Master, i don't wanna lie but i don't wanna tell you the truth...