Omega Strike
Plataformas: Nintendo Switch | PC | PS4 | Xbox One
Género: Acción | Arcade | Shooter
Desarrollador: Stage Clear Studios | Woblyware
Editor: Digerati
Lanzamiento: 24 de diciembre de 2018 (Switch) | 12 de junio de 2018 (PS4) | 15 de junio de 2018 (Xbox One) | 4 de octubre de 2017 (PC)
Precio: Nintendo Switch U$S 11.99 | PS4 U$S 11,99 | Xbox One $ 119,00 | PC $ 159,99
Idioma: Alemán | Ruso | Chino | Inglés

Si hay un género que nunca pasará de moda no importar el tiempo que pase será el Metroidvania. Un título que mezcla acción, disparos y desplazamiento lateral por niveles asegura, como mínimo, un buen juego. La gente de Stage Clear Studios y Woblyware, con el apoyo de Digerati, son conscientes de esto y por eso nos traen Omega Strike para Nintendo Switch.

Omega Stryke, como pueden ver en el recuadro, fue lanzado con anterioridad para PC, PlayStation 4 y Xbox One aunque personalmente a estos títulos les sienta mejor el modo portátil que puede ofrecer la Nintendo Switch, siempre y cuando  sus gráficos no sean muy ostentosos. Esto es así -reitero que a mi criterio- porque nos da la posibilidad de recorrer todos los niveles disponibles en cualquier momento y lugar, sobre todo en juegos que no requieren mucha concentración ni atención a la trama, la cual generalmente no tiene una profundidad ni complejidad destacada, sino más bien todo lo contrario.

Puntualmente, en Omega Strike deberemos intentar detener al malvado Doctor Omega, quien intentará obtener la dominación mundial por intermedio de sus experimentos con soldados, quienes serán transformados en mutantes. Nuestra será la responsabilidad de detenerlo, y para ello controlaremos a tres valientes soldados que se enfrentarán a todos los retos posibles para intentar impedir los planes del Doctor Omega. Así, la historia inicia con nuestros héroes, Serge, Dex y Bear enviados en una misión para detener la creación de estos mutantes, resultando en la captura de Dex y Bear por parte del malo de turno.

Omega Strike

Nuestras primeras batallas las libraremos únicamente con Serge, quien no tendrá ninguna habilidad en particular a diferencia de Dex, quien dispondrá de un salto doble, y Bear, quien posee la fuerza suficiente para mover grandes obstáculos. A medida que avancemos por los mapas y derrotemos a enemigos puntuales, podremos obtener nuevas habilidades para cada uno de nuestros protagonistas. Así, Serge podrá rodar para pasar por espacios reducidos, Dex podrá aprender un dash que nos impulsará rápidamente al lugar donde apuntemos y Bear aprenderá a poner explosivos para destruir algunos bloques específicos. Todas estas habilidades serán otorgadas al derrotar a los jefes finales que estarán en zonas específicas en un mapa que se encuentra totalmente entrelazado. Personalmente, mi personaje favorito resultó ser Dex, ya que su habilidad de doble salto y su escopeta son de lo mejor que tiene el juego.

Los controles en Omega Strike son muy sencillos, ya que únicamente podremos disparar, saltar, usar la habilidad especial de nuestro personaje o, algo que le sienta muy bien al juego, cambiar al personaje que estemos utilizando. Esto podremos hacerlo en cualquier momento sin importar el escenario, ya que el juego nos obliga a no utilizar siempre el mismo personaje gracias a los puzzles y desafíos que nos pone enfrente. Habrá puntos de guardado en lugares específicos de los mapas que servirán además como restauradores de vida, lo que me terminó salvando varias veces.

Omega Strike

Como decía, el mapa se encuentra entrelazado en sus distintas secciones siendo una de las más importantes la ciudad de Tumbleweed donde tendremos nuestra base de operaciones, un lugar en el que podremos comprar mejoras para nuestras armas o comprar ítems para curarnos con las monedas que vayamos recogiendo de los enemigos, aumentar nuestro nivel de vida con las partes de cubos de vida que encontremos a lo largo del mapa o viajar en helicóptero a cualquiera de las zonas ya visitadas, aunque las opciones son limitadas. Como buen Metroidvania, habrá partes del mapa a las que solo podremos acceder una vez que tengamos las habilidades que correspondan, algo que deberemos recordar bien si queremos completar el juego al 100%.

Los enemigos son variados, cada uno con sus características y ataques, ya que nos enfrentaremos contra mutantes con granadas, sierras, armas y varias cosas más. Además todos los niveles contarán con trampas, pinches, minas y diversos elementos que atentarán contra nuestras intenciones de salvar al mundo. Esto le agrega algo de dificultad al juego, aunque a decir verdad no resulta un desafío, siendo de una duración aceptable que ronda entre las 5 y 6 horas de juego si lo único que queremos es terminarlo sin encontrar todos sus secretos.

Los gráficos, por su parte, son aceptables y rinden homenaje a los clásicos del género con un estilo pixelado y con fondos que nos recuerdan que estamos en un mundo en guerra al borde del colapso. Podrían haber mejorado los detalles en esos fondos para que no se sientan tan similares unos con otros, aunque no están mal finalizados tampoco. La música y los efectos de sonido son armónicos a lo que nos ofrece el juego, con una banda sonora bien realizada. Hay que destacar que el juego no sufre en ningún momento de tirones ni lag, dándonos una experiencia de juego muy fluida.

Como conclusión, Omega Strike es un buen juego que rinde tributo a otros grandes del género a su manera, aunque no es la mejor opción que podemos encontrar en el amplio catálogo que existen en las consolas y PC. Entretiene y hace pasar un buen momento, y su jugabilidad resulta muy sencilla de aprender, aunque en ningún momento se sintió un desafío tanto en los combates contra los enemigos como con los jefes finales. Con algunas modificaciones en este punto, así como un mejor acabado gráfico, podrían haber hecho de Omega Strike un título mucho mejor de lo que resulta siendo.