Compartir

Me pone en conflicto esta review, por un lado Sea of Thieves es uno de los juegos de la vida pirata más inmersivos que he jugado en los últimos tiempos, por otro el juego sufre de tantas faltas que es muy difícil recomendarlo si no estas acompañado de la tripulación correcta.

Reuniendo de vuelta al Tridente del poder y acompañados esta vez por el siempre confiable Sebas Tempone (Conductor de Restart), nos embarcamos de nuevo en la aventura pirata, aventura que en resumidas cuentas  fue un mar de emociones, frustraciones y risas. Pero estás aquí para saber nuestra opinion del juego, así que empecemos.

Sea of Thieves está diseñado para ser jugado con otras personas. Elegirás un pirata del randomizador de personajes del juego, te juntaras con hasta otros tres jugadores y listo. El mundo es tuyo para hacer con él lo que quieras. Es un juego sandbox donde puedes crear tus propias aventuras y crear tus propias historias. Las experiencias de todos serán únicas y se sentirán especiales para ti porque fueron aventuras en las que te metiste; simplemente no pueden ser replicadas por cualquiera.

Pero hay un problema con la estructura que Rare ha optado para el juego. Es cierto que los juegos de sandbox con historias emergentes de jugadores pueden ser extremadamente divertidas de jugar, pero todavía necesita suficientes juguetes para ser agradable. En el lanzamiento, ese simplemente no es el caso con Sea of Thieves. Si jugaste alguna de las versiones anteriores, ya tienes una idea bastante clara de cómo es el ciclo del juego.

Hay tres facciones en el juego: Gold Hoarders, Order of Souls y Merchant Alliance, que te proporcionan diferentes misiones y viajes que puedes realizar para obtener recompensas de oro. Los Gold Hoarders requieren que viajes a una isla, desenterrar un cofre de un lugar marcado como se ve en tu mapa, y luego lo llevas de vuelta a un Outpost para obtener oro. Los viajes de Order of Souls requieren que viajes a una isla, mates un montón de esqueletos, luego mates al jefe esqueleto, luego tomas su cráneo y lo llevas de vuelta a un Outpost para obtener oro. Por último, Merchant Alliance requiere que viajes a una isla, atrapes un animal o encuentres otros objetos, y luego lo llevas de vuelta a un Outpost para obtener oro.

Sí. Todas son básicamente la misma misión, y hay muy poca variedad de juego entre las facciones.

¿Y para qué es todo este oro, preguntas? Bueno, es para comprar ropa. Mientras más botín entregues, más oro obtendrás y reputacion en cada una de las facciones. Pero aparte de eso, no hay un sistema de progresión. Todos los artículos y equipos que puedes comprar son puramente cosméticos, y están ahí para tu placer visual y para presumir de cuánto tiempo llevas jugando. Hay un poco de contenido de endgame en el que podrás desbloquear un nuevo Outpost y travesías de nivel más alto, pero presumiblemente eso requiere que maximices tu reputación con cada facción, lo que significa invertir horas y horas en travesías poco divertidas y repetitivas.

Si eso te suena doloroso, empeora. Sea of Thieves no solo sufre de una lamentable falta de contenido PvE, sino que también presenta un sistema de combate muy mediocre y sin brillo. El combate cuerpo a cuerpo y el manejo de espadas es pésimamente malo, y si bien las armas son un poco más emocionantes, también estás lisiado por el hecho de que cada arma solo puede llevar cinco balas a la vez. Lo que significa que harás la mayoría de tus combates con espadas, a menos que puedas encontrar barriles de munición a tu alrededor.

Sea of Thieves

Ahoy Matey!

Posted by Locos X Los Juegos on Tuesday, March 20, 2018

Sea of Thieves ofrece otras dos actividades divertidas, como incursiones en las islas y un aterrador encuentro con el kraken. Estas dos actividades en particular son muy agradables, especialmente dada su naturaleza aleatoria. Las incursiones en las islas a menudo son un baño de sangre debido a lo buenas que son las recompensas, pero se corre el riesgo de que otros 10 jugadores te asalten antes de que puedas poner un pie en la tierra. El kraken en sí es una bestia impresionante y atemorizante, y sirve como una verdadera prueba de trabajo en equipo cuando tu tripulación tiene que unirse para derribarlo con los cañones. Pero cuando descubres que puedes experimentar la mayoría del contenido que el juego tiene para ofrecer en muy pocas horas, hay un problema.

A pesar de todo eso, sigo volviendo al juego. El contenido PvE se termina rápidamente, así que me deshice de eso después de hacer algunas travesías. Pronto descubrí que la verdadera alegría en el juego provenía de la interacción con otros jugadores más específicamente tus amigos. Y no, no solo me refiero a navegar los mares con otras personas y bombardear a las tripulaciones piratas con las que tropieces, aunque eso también es bastante extraño. No, mi principal fuente de diversión vino de esconderme en otros barcos y acechar a los jugadores mientras navegaban de isla en isla, llenando su nave con cofres del tesoro y luego tratando de robar sus cofres para mí.

Dado que el sistema de combate es tan básico hasta el punto de que ni siquiera vale la pena participar en peleas cuerpo a cuerpo PvP, creé mi propia acción PvP escabulléndome a bordo de barcos para robar botín. Al jugar con otros jugadores, es casi un requisito tener el chat de voz abierto. Maniobrar alrededor de los mares y asegurarse de que las velas siempre atrapan el viento requiere un cierto nivel de coordinación que solo se puede lograr con la comunicación entre los jugadores. Y como Sea of Thieves se trata de esa inmersión, el juego utiliza el chat de voz de proximidad, por lo que tendrás que estar cerca de tus compañeros para hablar con ellos. Esto termina funcionando muy bien para ladrones escondidos como yo, y hay una emoción y momentos de pura adrenalina que viene cuando te escabulles en un barco y escuchas los planes de otros jugadores mientras intentas averiguar cuándo hacer tu movimiento. A veces, puedes escuchar a la gente hacer impresiones realmente divertidas de piratas.

Hay mucho espacio para la creatividad cuando se trata de robar en Sea of ??Thieves. Como jugador solitario, no se puede hacer mucho más que arrojar cofres del tesoro por la borda, o simplemente molestarnos robando todos sus plátanos y balas de cañón. Si eres lo suficientemente habilidoso, es posible que puedas salir con un cofre o cráneo, y nadar de regreso a tu barco si aún no se ha hundido. Pero cuando estás en un dúo, las posibilidades son infinitas. Haciendo maniobras de simulación para distraer a los enemigos y crear oportunidades de saqueos.

Si está dispuesto a mirar más allá de la sequía de contenido, hay mucho que apreciar en Sea of Thieves. El juego está dedicado a ser el simulador de piratas más inmersivo que jamás hayamos jugado, y todo está en los detalles. Este es un juego que te permite tener tu propio personaje único y hacer las cosas a tu propio ritmo. Poco a poco, incluso cuando no estaba de humor para colarme en barcos, me encontré alejándome de las misiones de búsqueda de PvE y estaba contento con navegar en los mares y buscar naufragios. De alguna manera, bucear para explorar un naufragio en busca de posibles cofres del tesoro y suministros me hace sentir más como un pirata.

Hay un placer simple en poder mirar los mapas del tesoro, y luego mostrárselo a tus compañeros de tripulación para que puedan ubicar una isla más fácilmente en el mapa mundial. Es tan inmersivo, eres capaz de mostrar tu brújula a otro jugador, ya sea para confirmar tu rumbo o para alardear sobre la nueva y brillante herramienta que acabas de comprar. Me encanta tener que tocar la campana desde la parte superior del mástil para advertir al capitán que hay un barco o una isla en la distancia porque el chat de voz de proximidad me impide simplemente transmitir esa información verbalmente. Y me encanta todo lo relacionado con la forma en que tienes que interactuar con tu propio barco, desde ajustar las velas y verlas revolotear cuando atrapan el viento como corresponde, hasta levar el ancla a un antojo para que puedas dar un giro difícil y obtener una buen ángulo para disparar una bala de cañón a tus enemigos.

Y, sobre todo, amo el agua. Dios mío, el agua. Sin embargo, el mar es tan increíblemente bonito que tiene sentido. Cuando vayas a mirar el agua el 99% del tiempo en el juego, querrás que se vea increíble. Hay tantas variables a considerar cuando navegas en Sea of ??Thieves. Una tormenta podría hundirte si no tienes cuidado, pero tienes que tratar de mantenerte fuera de peligro porque tu brújula se vuelve completamente loca cuando te atrapa la tormenta. Un kraken literalmente podría aparecer justo debajo de ti sin previo aviso, y no podrías escaparte porque el viento simplemente está contra ti en ese momento. Viajar al final del mundo y verse obligado a retroceder se maneja de una manera tan apropiadamente inmersiva, con el mar y el cielo convirtiéndose en rojo sangre a medida que tu nave se daña. La música se vuelve siniestra y oscura, lo que te hace dar cuenta de que no hay nada aquí excepto la muerte. Nunca he tenido tanto miedo de viajar fuera de los límites en un mundo en los videojuegos.

Con Sea of Thieves, Rare ha creado un verdadero marco con el potencial de convertirse en mucho más. Pero con la poca cantidad de contenido que hay en el lanzamiento, este juego no va a atraer a los jugadores que ya no están interesados en la vida pirata.

Divertirse en Sea of Thieves es una propia búsqueda del tesoro. La mayor parte del juego consiste en que simplemente te relajes en tu nave mientras buscas otros piratas para robar o para que comiencen los ataques. No es un juego que puedes jugar todos los días durante horas y horas, y la mayoría de la gente seguramente se cansará de ver todo el contenido de PvE disponible ahora. Aun así, Sea of Thieves es increíble en la forma en que puedes interactuar con los jugadores y ser el tipo de pirata que quieras ser. Si bien eso podría no ser suficiente para la mayoría de la gente, es para algunos.