[Review] Sekiro: Shadows Die Twice
Plataformas: PS4 | Xbox One | PC
Generos: Acción | Aventura | RPG
Desarrollador: FromSoftware
Editor: Activision | FromSoftware (En Japón)
Fecha de lanzamiento: 22 de marzo de 2019
Precio: $ 59.99
Idioma: Voces en Japones/Ingles | Textos en Español

Todavía recuerdo ese anunció fugaz allá por el 2017 en el marco de The Game Awards, en donde se nos presentaba un misterioso videojuego titulado “Shadows Die Twice” y que lo estaba desarrollando FromSoftware. Más tarde se anunció de forma oficial que se trataba de una nueva IP llamada: Sekiro: Shadows Die Twice, y pese a la decepción de algunos seguidores que esperaban que el próximo juego sea el rumoreado “Bloodborne 2” (yo incluido), al saber que el juego estaba a cargo del maestro Hidetaka Miyazaki me quede tranquilo. Esa tranquilidad se me fue al ver el logo de Activisión en uno de los trailers del juego, si bien ellos solo se encargan de distribuir el juego fuera de Japón, en donde veo su nombre ya me genera una eterna desconfianza.

Con el correr del tiempo, estas dudas y desconfianza se fueron disipando, algo que hay que tener en claro en todo momento es que Sekiro: Shadows Die Twice no es un “Soul-like” ni intenta serlo. Pero al tratarse del mismo estudio es muy fácil compararlo, y pretender que el juego sea eso llegando a odiarlo por no cumplir con ese “requerimiento” puesto a la fuerza por la comunidad. Sin más preámbulos, a continuación te cuento que tal me ha ido en mi viaje por el Japón Feudal y más importante aun, si valió la pena.

Historia


Nos encontramos en la era Sengoku de finales del siglo XVI, estamos ante un periodo en el cual las población se encontraban en constante conflicto día y noche. En este peligroso escenario corre la leyenda de que un gran numero de personas han renacido de sus cenizas con un único objetivo en mente: Sumir al mundo en la oscuridad. Con esta premisa comienza nuestra aventura, en el opening (cinemática de apertura) vemos el origen de Sekiro, un huérfano de la guerra que es rescatado por un misterioso samurái llamado Búho. Sekiro pasa a ser el aprendiz de Búho, luego de varios años de entrenamiento se convierte en un shinobi que sirve a un joven señor descendiente de un antiguo y legendario linaje.

Empeñado en dedicar su vida a servirle con honor hasta el momento en que su misión se ve interrumpida, y a causa de este incidente se termina involucrando en un conflicto mayor. El clan Ashina secuestra al joven muchacho, el protagonista sale a su rescate pero en el intento por recuperarlo pierde su brazo izquierdo, y casi su vida contra uno de los lideres de la familia Ashina. Al despertar sin entender nada, se da cuenta que es portador de “La maldición de la ceniza” por ende es un ser inmortal. Sekiro, cuyo significado es “lobo de un solo brazo” emprende un viaje con el fin de salvar al joven al cual juro lealtad. Armado con una excepcional katana, su fiel y útil prótesis, y una sed de venganza que no parara hasta cumplir con su objetivo.

Sin lugar a dudas nos encontramos ante un argumento muy elaborado, como se esperaba del maestro Miyazaki. Pese a lo simple y cliché que puede sonar una historia de venganza, en este juego se va más allá, dando como resultado que el jugador se termine sintiendo identificado con el personaje. Esto se debe a que a diferencia de otros juegos de este estilo, en donde creamos un personaje a gusto y este carece de personalidad; Sekiro es un personaje que se siente realmente vivo, lleno de sentimientos y emociones (hasta habla, aplaudo este punto, estoy podrido de los protagonistas mudos).

Estas decisiones en base al guion fueron todo un acierto, ya que a veces uno se termina aburriendo cuando no logra esa química o sentirse identificado con un personaje en un juego. Por fortuna Sekiro: Shadows Die Twice cumple con eso, de esta forma veremos con otros ojo ciertas batallas a las cuales nos enfrentamos, y no se trate de solo una simple pelea más. Ademas de que llega en el momento justo, luego de tantos lanzamientos en los que va del año, necesitaba un juego de samurái para despejar la mente, y Sekiro me vino como anillo al dedo.

En cuanto a la duración, es muy similar a Bloodborne, pero esto depende en gran parte de como enfoquemos nuestra partida. Es decir si somos un jugador experimentado que solo quiere completarlo rápido, o por su parte si somos más nuevos en el genero y nos ponemos a investigar bien cada rincón. La dificultad en este sentido me pareció justa, a veces vamos a tener que explorar en buscar de objetos para mejorar ciertas habilidades para avanzar, pero de todas formas los jefes nos pueden matar de un golpe si lo desean (esto lo hablaremos mejor a continuación). Cabe destacar que contamos con 4 finales en el juego, lo cual lo hacen un titulo muy rejugable.

Jugabilidad


Lo primero que vamos a notar en las primeras horas del juego es que todo se siente muy familiar, pero muy distinto a la vez. Para ser lo más conciso posible y no extenderme mucho en este punto, diría que nos encontramos ante el mismo templete utilizado en todos los juegos de FromSoftware, pero no hay que confundirse con la interfaz. En Sekiro: Shadows Die Twice todo funciona de una manera diferente a lo que veníamos acostumbrados en la saga Souls, el principal cambió que vamos a notar es que nos encontramos en un juego de acción, pero no por eso vamos ir a lo cabeza.

La estrategia cumple un factor fundamental a la hora de avanzar, en cada escenario podemos hacer uso de nuestra prótesis para posicionarnos en lugares elevados con el fin de pensar un plan a ejecutar. Contamos con una gran variedad de habilidades de sigilo que nos recordaran mucho a la franquicia Tenchu: Podemos espiar a los enemigos con el fin de obtener información valiosa acerca de las debilidades, lugares de infiltración y más. A su vez podemos sorprenderlos por detrás, y hasta ejecutarlos desde las alturas.

El juego nos ofrece un gran abanico de opciones, nosotros somos el chef que cocina a gusto utilizando lo que más se adapte a nuestro estilo de juego. Pero si sos un jugador de ir más a la acción, podes hacerlo, dependiendo de como inviertas tus puntos de habilidades vas a poder enfocarte en el estilo de juego que más te guste. Pero hay que destacar que el combate contra muchos enemigos a la vez no es una buena decisión, como suele pasar en este tipo de juegos, esta más enfocado en los duelos 1 vs 1. Note varios fallos en la cámara, enfocar a los enemigos, y la respuesta de los mismos las veces que me enfrente a varios de ellos. Es mejor siempre intentar limpiar un poco la zona de enemigos, antes de pasar a la acción.

Algo muy destacable que se logró en este juego es la perfecta armonía entre el sigilo y la acción, podemos empezar con sigilo liberando un poco la zona, para terminar rematando a los enemigos restantes de forma directa. El resultado de esto no solo nos deja con un gameplay muy solido, sino que lo hacen muy variado, dinámico y divertido. Nunca nos vamos a encontrar ante la misma situación, y las acciones de los enemigos son muy inciertas, podemos trazar un plan y terminar haciendo lo contrario. Sin lugar a dudas vamos a tener que improvisar en más de una ocasión, lo bueno es que se puede ser realmente muy creativo a la hora de eliminar a los enemigos.

La acción se vuelve muy dinámica mientras el combate avanza, pero sentí que todo esta mejor elaborado y se puede apreciar más cuando luchamos de a un enemigo a la vez, siendo estos en donde los duelos se vuelven realmente épicos. Algo que hay que tener en claro en todo momento es que la experiencia de combate esta pensada para ser un juego de un solo jugador, por ende no hay Online. Se hace foco en las batallas condicionadas de esta forma, en donde lo único que se busca es un choque de espadas en igualdad de condiciones. Quien encuentre la apertura del rival y la sepa aprovechar será el que salga victorioso, por el contrario si somos superados por el espíritu de nuestro rival vamos a caer en combate.

Pero Sekiro nos enseña que la muerte no es el final, sino al contrario es el comienzo de algo más grande que escapa a nuestro entendimiento. Si caemos en batalla, y tenemos suficientes puntos, vamos a poder optar por revivir para poder intentarlo una vez más. Es decir, si estábamos a punto de matar a un jefe y este nos asestó el golpe de gracia, podemos hacer uso de esta interesante mecánica con el fin de poner fin a su existencia. El precio a pagar por revivir es que aparecemos con la mitad de la vida, si morimos de nuevo perdemos dinero y experiencia que no podremos volver a recuperar,por esta razón es mejor usarlo con cautela. Ademas si morimos muchas veces en este estado, vamos a extender una enfermedad relacionada a las cenizas, dando como resultado que los NPC se enfermen y hasta puedan llegar a morir.

Una de las principales razones de que los combates son muy dinámicos en por que nuestro personaje cuenta con una gran agilidad. Gran parte de su agilidad se debe a la prótesis de su brazo izquierdo que no solo nos va a ayudar para desplazarnos por los escenarios, también nos sera útil en los combates. Nos permite acercarnos a los rivales para asestar un golpe letal en el aire, también podemos personalizarla a gusto a medida que recogemos nuevas partes. Se puede utilizar como escudo, para disparar a la distancia y más. La convierten en un arma de apoyo que nos sera de gran ayuda en los combates.

Antes mencione que podemos jugar como queramos, esto se debe a las diferentes artes de combate y sus arboles de habilidades. Cada árbol nos permite desarrollar y mejorar ciertas técnicas que nos serán de ayuda en nuestro viaje, las hay de todos los tipos. Podemos mejorar nuestro sigilo, combos de ataque, contrataques letales y más. Si bien toda la variedad que nos ofrecen me pareció buena, siento que no todo esta bien pulido, puede ser que el juego salió antes de tiempo, por ende hay cosas que podrían haber estado mejor. Por ejemplo hay técnicas que no se terminan de explotar, algunas acciones de salto, esquivar y nuestra relación con el entorno. Ojo son detalles menores que no arruinan la experiencia, pero si se hacen notar.

Para ir cerrando, este punto voy a hablar de una de las mejores cosas del juego: Las batallas contra los jefes. Si hay algo que caracterizo a FromSoftware fue dejarnos con batallas memorables que se nos grabaran a fuego en la cabeza. Sekiro no podía ser la excepción, nos deja con unos jefes muy variados con mecánicas que los hacen únicos. Cada enfrentamiento va a estar cargado de adrenalina en donde el sigilo pasa a segundo plano, y la acción se roba todo el escenario. La premisa principal del juego es que cualquier enemigo nos puede matar de dos golpes, y los jefes lo pueden hacer hasta de un golpe.

En cada enfrentamiento vamos a morir muchas veces, el secreto esta en aprender los movimientos de cada jefe y sus reacciones en base a como nos desenvolvemos a medida que la pelea sigue su rumbo. Adoptar una postura defensiva no siempre es una buena acción, para derrotar a los jefes y minijefes tenemos que romper su postura de combate. Para hacerlo debemos asestar muchos golpes seguidos con el fin de ir agotando su vitalidad, y al encontrar una apertura vamos a dar el golpe letal. Los jefes requieren más de un golpe letal conforme avancemos en la historia, por ende los combates van a llevar un su tiempo y un error nos puede costar todo. Ya que si morimos, y nos quedamos sin puntos de resurrección, vamos a tener que empezar de nuevo la pelea.

A medida que el combate va llegando a su punto critico, la intensidad de la pelea ira en aumento, cuando al jefe le queda poca vida se volverá más agresivo. Y en más de una ocasión me paso eso de estar a un golpe de matarlo, y terminar fallando por ponerme nervioso y ir a la defensiva. Hay que intentar mantener la calma en todo momento, observar muy bien al oponente y encontrar la grieta en su determinación para triunfar. La satisfacción que nos da al derrotar al rival en esta igualdad de condiciones es indescriptible. Solo se puede entender al ponerse a prueba contra los magníficos jefes que nos pone en el camino Sekiro: Shadows Die Twice. Al fin y a cabo esa es la verdadera esencia que nos deja el título: Ponerse a prueba una y otra vez, mantener la calma, y mostrar nuestra determinación ante cualquier situación que se nos presente.

Audiovisual


El apartado gráfico de Sekiro me dejo con un sabor amargo, si bien los gráficos no es algo por lo cual FromSoftware es lo que es hoy en día, esperaba un nivel superior al que recibí. La dirección artística en lineas general es buena, los escenarios están muy bien detallados y diseñados, al igual que el modelado de los personajes, enemigos y jefes. En especial destaco los escenario en donde luchamos contra los jefes, son impresionante campos llenos de detalles y historia. Pero falla en los FPS, que no llegan a 60 en consola, y como la acción es tan rápida se terminan perdiendo un poco en los combates. Lo compensa con las animaciones de las ejecuciones, todas ellas letales, muy detalladas y los efectos de sangre son espectaculares.

Pasando a la banda sonora, me pareció increíble todo el trabajo que hizo la compositora Yuka Kitamura. Ella ya había formado parte de trabajos anteriores, pero en este titulo estuvo a la cabeza de toda la dirección. Ademas de ser el proyecto más ambicioso en lo que se refiere a la OST, para un juego de este calibre era necesario contar con diferentes melodías que destaquen en cada situación. Por lo tanto mientras exploramos vamos a notar una melodía más tranquila, que rápidamente cambia en el momento que entramos en una batalla, y va ganando ritmo a medida que el combate va llegando a su climax. Esto lo notaremos en las peleas contra los jefes, en donde la OST se luce por todo lo alto. El titulo llega con audio dual, es decir Japones/Ingles (recomiendo jugarlo en Japones), y textos en Español.

Camino al Platino


El Camino al Platino aun se encuentra en progreso, ni bien este terminado lo actualizaremos. Por ahora solo puedo decir que nos encontramos ante una lista muy similar a los anteriores juegos de FromSoftware, hay varios finales y posiblemente trofeos que se pueden perder.

Conclusión

Me gustó lo que hizo FromSoftware con Sekiro: Shadows Die Twice, en vez de ir a lo seguro con sus sagas que ya tienen un numero amplio de adeptos, decidió arriesgarse por algo nuevo. Pero fue por partida doble, ya que rompió el esquema de lo que nos venia dando, dejándonos con un gran juego con buenas dosis de acción, tintes RPG y un argumento solido. La armonía entre la acción y el sigilo es perfecta, se nota todo el esfuerzo que se puso en que este apartado para que funcione, de esta forma sienta las bases de lo que a futuro puede ser un gran punto de partida para próximo proyectos. Lo recomiendo tanto para los fanaticos de la saga Souls, como para los nuevos que quieran ponerse aprueba en un juego complicado, pero que vale la pena completar.