[Review] Sinner: Sacrifice for Redemption
Plataformas: PS4, Switch y Xbox One
Generos: ARPG
Desarrollador: DarkStar Games
Editor: Another Indie
Fecha de lanzamiento: 18 de octubre de 2018
Precio: $ 19.99
Idioma: Voces en Ingles, y textos en Español

Con la llegada de Demon’s Souls y Dark Souls nació un subgenero del hasta ahora conocido como RPG de acción, estamos hablando de los títulos “Souls-like”. Como su nombre lo indica, nos encontramos ante un videojuego que se inspira en las obras originales del maestro Hidetaka Miyazaki.

Sinner: Sacrifice for Redemption es uno de ellos, desarrollado por el estudio chino DarkStar Games, nos proponen una premisa simple en la cual deberemos acabar con la vida de los 7 pecados capitales. Lo interesante de este juego es que no hay exploración, todo el foco del juego es luchar contra dichos jefes con la particularidad de que en cada pelea “perderemos algo”. Sin más preámbulo, a continuación te cuento si nos encontramos ante un producto con ideas fresca, o por su parte otra copia genérica del montón.

Historia


En este tipo de juegos la historia es narrada de una manera poco convencional, generalmente se usa el escenario, los objetos del juego y hasta los mismos jefes para transmitirla. Sinner: Sacrifice for Redemption se basa en esta idea pero falla en la ejecución de la misma, ya que al tratarse de un boss rush, la exploración es nula.

Solo sabemos que encarnamos a un fuerte guerrero con la tarea de acabar con unos peculiares monstruos, cada uno de ellos representa a un pecado capital. Al inicio de cada combate se nos presentara al bicho que elijamos, y a su vez a medida que el combate avanza iremos entendiendo el por que de nuestras acciones. Al principio nos puede parecer que la historia es nula, pero en el fondo algo de lore hay, y lo descubriremos a medida que el combate llega a su climax.

En este sentido me gusto lo que se quiso hacer con el juego, la forma de llevar a cabo el guión, pero el resultado final es muy malo. No resulta para nada atractiva, y en más de un momento se nos hará denso. Por fortuna estas escenas introductorias que menciono son breves, no afectan al combate y a su vez dan lugar a que todo resulte más creíble.

Jugabilidad


Al inicio del juego se nos presenta un tutorial, que nos da a entender que el juego tiene exploración, pero esto no es así. Ni bien llegamos a la zona inicial, nos toparemos con 7 lapidas, cada una de ellas asignadas a un jefe. Podemos elegir contra que jefe luchar en cualquier orden, una vez elegido tenemos que tomar un decisión difícil: sacrificar algo nuestro.

Este es el requisito para avanzar en el título, al contrario de otros juegos que a medida que avanzamos vemos una curva de progreso, acá todo es al revés. Iniciamos como un luchador fuerte, y a medida que avanzamos nos iremos debilitando de esta forma el juego se vuelve difícil. Pienso que sin esta mecánica original, el titulo sería uno más del montó, que lo es, pero reconozco que la idea es interesante.

Por desgracia todo se cae a la hora de pasar a los combates, en donde toda la originalidad presentada se va por la borda. Los controles son un desastre, el tipo A es poco convencional y el tipo B se acerca a la forma normal de jugar pero igual tiene sus detalles. Cabe destacar que no se pueden personalizar a gusto, ya empezamos mal, y para colmo los jefes cuentan con un set de movimientos muy básico. A su vez nuestro personaje no siempre responde como queremos, podemos atacar con nuestra espada a dos manos, escudo y espada, usar objetos y todo el combo de un ARPG. Pero todo se siente muy tosco, a esto hay que sumarle que el juego cuenta con bajas puntuales de FPS, lo que arruina definitivamente la experiencia.

Al tratarse de un boss rush en el cual nos batiremos a duelo contra jefes, esperaba algo más espectacular ya que todo el contenido del juego es ese. El resultado fue algo que no me sorprendió, y al contrario me decepciono mucho. La falta de profundidad presentada, junto a la poca duración del título lo hacen un juego monótono.

Audiovisual


Gráficamente el título es malo, los pocos escenarios que se nos presentan son muy simples y carecen de detalles. El diseño de los enemigos es dentro de todo bueno y hasta ahí nomas, ya que no son muy originales. Como punto negativo en los combates notaremos en más de una ocasión la baja de FPS y aunque parezca que no, afecta mucho al desempeño del jugador. Tratándose de un juego en el cual todo se enfoca en los combates, esperaba un gameplay más solido.

La banda sonora es nula, en todo momento nos acompañara la misma melodía que se nos grabara en la mente, en algunas ocasiones se intercala con otra melodía pero nada del otro mundo. El título llega con voces en Ingles y textos en Español.

Camino al Platino


Si vamos por el platino de Sinner: Sacrifice for Redemption, nos encontramos ante una lista de trofeos que puede parecer simple, pero no lo es. Lo ideal para nuestra primer partida es completar el juego sin preocuparnos de nada más, es bastante corto en unas 4 horas ya lo habremos terminado.

Acto seguido tenemos que concentrarnos en obtener los trofeos relacionados a vencer a cada jefe de una forma determinada, estos trofeos se pueden perder pero como de todas formas vamos a tener que terminar el juego varias veces, no es un problema grave. Por esta razón en nuestras partidas posteriores iremos consiguiendo los demás trofeos, lo bueno es que podemos elegir contra que jefe luchar, y a su vez repetir la pelea el numero determinado de veces que sean necesarias.

En resumen, nos encontramos ante un platino con una dificultad media de 5/10, que nos puede llevar alrededor de 30 horas depende de que tan experimentados seamos en el genero.

Conclusión

Sinner: Sacrifice for Redemption nos deja con un sabor amargo en la boca, si bien la premisa es simple y más de lo mismo, la forma de llevarlo a cabo prometía ser fresca. Por desgracia el resultado es todo lo contrario, un título que no innova en nada y tampoco recrea a la perfección las formulas ya conocidas.