Overwatch: La historia detras de Doomfist!

98 1
Doomfist

Talon ha tenido una presencia en Overwatch desde el debut del juego. Durante la subida en popularidad de la organización Overwatch, se hicieron muchos intentos para eliminar a Talon ya que era una amenaza. Estos esfuerzos resultaron en la muerte del agente de Overwatch Gérard Lacroix, cortesía de su esposa Amélie. Despues de que Talon le lavara el cerebro, se convirtio en la asesina mas letal de la organización, y tomó el nombre de Widowmaker. Desde entonces, Talon ha seguido haciendo de las suyas incluso después de la disolución de Overwatch.

Aunque tenemos mucha información sobre lo que ha hecho Talon, poco se sabía sobre la historia detrás del grupo terrorista hasta ahora. Resulta que Talon no es dirigido por un solo individuo, es un consejo, y uno de los nombres más grandes en esa lista acaba de abrirse paso fuera de la cárcel.

Doomfist ha regresado – no es el Salvador, no es la Plaga, sino el Sucesor, y posiblemente uno de los enemigos más peligrosos que Overwatch ha enfrentado jamás.

Akande Ogundimu

Doomfist no es su verdadero nombre, por supuesto. El titular actual de ese apodo de peso es Akande Ogundimu, hijo de una conocida familia nigeriana y heredero de su compañía de tecnología protésica. Ciertamente Akande se centró en el negocio familiar, pero su tiempo libre se dedicó a las artes marciales competitivas. Carismático y muy inteligente – así como increíblemente capacitado físicamente – Akande sobresalió en los torneos de artes marciales en toda África, siendo capaz de leer los movimientos de su oponente  utilizando esta habilidad para obtener ventaja.

Pero ese idílico futuro no iba a durar, gracias a la Crisis Omnic. Akande fue otra víctima de esa terrible guerra. Perdió su brazo derecho en las secuelas, junto con cualquier sueño de continuar su carrera de artes marciales. Mientras que el negocio familiar le permitió no sólo recuperarse de sus lesiones, sino también hacerse más fuerte, todavía era incapaz de participar en la única cosa que realmente amaba. Aunque intentó dedicar sus esfuerzos y su concentración a la tecnología de prótesis, nunca pareció llenar el vacío que le dejó la Crisis Omnic.

Akinjide Adeyemi – Doomfist, también conocido como el azote de Numbani. Quién sabe exactamente qué atrajo la atención de Akinjide, pero le ofreció a Akande la oportunidad de luchar junto con él como mercenario. No fue hasta más tarde que Akinjide llevó a Akande a la organización Talon. Las creencias de Talon se alineaban muy bien con las propias de Akande (Solo el conflicto hace a las personas más fuertes.) Como ventaja adicional, las habilidades de Akande como hombre de negocios le ayudaron a navegar por las tormentosas aguas de las persistentes luchas de poder de Talon en sus niveles superiores.

El Sucesor

Ciertamente Akinjide era una pieza clave para Talon – después de todo, el poder de Doomfist no debía tomarse a la ligera. Pero fue Akande quien eventualmente llamó la atención de los principales líderes de Talon. Akande no sólo era hábil en combate, era inteligente, carismático y casi un lider natural. Akinjide era Doomfist, el Azote de Numbani, Contento con aterrorizar al público y cosechar las recompensas. Akande, sin embargo, tenía una mayor visión que eso.

Él también tenía ambición, deseo, y el conocimiento de cómo luchar contra Akinjide. Todas estas cosas llevaron a una conclusión: Akande mató Akinjide y tomó el nombre de Doomfist para sí mismo, junto con el guantelete. Numbani estaba libre de la Plaga… pero el mundo estaba ahora sujeto al Sucesor. Y Doomfist tenía planes para el mundo.

Con esa misma astucia y habilidad, Doomfist y Talon tramaron un conflicto tan grande que, con suerte, engulliría al mundo. Sin embargo, antes de que esos planes pudieran desplegarse completamente, un equipo de ataque de Overwatch compuesto por Tracer, Genji y Winston llegó para detener a Doomfist. Y aunque él era hábil, fue finalmente vencido por Winston, capturado y encarcelado en una instalación de máxima seguridad.

Allí esperó. Pacientemente.

El Regreso de Doomfist

Eso es lo curioso de la cinemática que revelo a Doomfist. Es casi inmediatamente claro que Doomfist podría haber escapado en cualquier momento dado. Se abrió paso a través de una puerta reforzada, solo con sus puños. Reaper estaba allí para recogerlo, pero Reaper no lo dejó salir de su celda – Doomfist ya estaba libre.

Reaper y Doomfist no han trabajado juntos. No pueden haberlo hecho, de acuerdo con los tiempos. Doomfist fue encerrado mientras Overwatch seguía activo, antes de la explosión en Suiza que supuestamente dejó a Jack Morrison y a Gabriel Reyes muertos. Así que Reaper se unió después de que Doomfist estaba en prisión – aunque, según los informes, podría haber un espía de Talon en Helix Security International, por lo que pueden haber tenido algún tipo de contacto a través de los años.

Reaper ha estado tratando de liberar a Doomfist desde el primer día del anuncio de lanzamiento de Overwatch. Él y Widowmaker estaban detrás del guantelete de Doomfist en la cinematica original. Han estado tratando de obtener el guante de Numbani, mientras que realizaban otras tarea como asaltar la instalación de Gibraltar en un intento de hackear la base de datos de Overwatch. El asesinato de Mondatta. El intento de asesinato de Katya Volskaya. Todo esto, antes de liberar Doomfist.

El propósito de Talon

Lo que hemos aprendido en la revelación de Doomfist es bastante grande – Talon no es sólo una organización terrorista al azar. Cree, al igual que Doomfist, que la única forma en que la humanidad crecerá fuerte es a través del conflicto. Overwatch trató de poner fin al conflicto y marcar el comienzo de un tiempo de paz – lo contrario de lo que Talon quiere ver. Overwatch se derrumbo debido a los conflictos entre Reyes y Morrison, lo que lleva a uno a preguntarse… ¿Reyes trabajaba para Talon antes de que se convirtiera en Reaper?

Pensemos. Talon quería que Overwatch desapareciera. Reyes ya estaba molesto porque había sido pasado por alto en favor de Morrison para el papel de liderazgo. En su lugar, fue puesto a cargo de Blackwatch, una unidad de operaciones especiales que seguía siendo un secreto al público. Así que Blackwatch llevó a cabo muchas de las misiones más difíciles, y no consiguió ninguno de los elogios o reconocimiento por ello.

De hecho, era la existencia de Blackwatch el punto crucial de la caída de Overwatch. El gobierno japonés presentó una denuncia que llevó a un intenso escrutinio y, finalmente, una investigación completa. Esa investigación llevó a la suspensión de Blackwatch y sus agentes. En los últimos años de Overwatch, Blackwatch fue completamente revelado al público, junto con una serie de denuncias que incluyen tortura, coerción, secuestro, asesinato y corrupción.

Talon y Reaper

Incluso si Reyes no estaba trabajando directamente para Talon en ese momento, es posible que tuvieran alguna influencia. Reyes ya estaba en el borde. Y Talon tenía al menos algún conocimiento sobre las operaciones de Overwatch – después de todo, tenían a Amélie Lacroix. Claro, ella nunca estaba trabajando directamente para Overwatch, pero es probable que todavía tenía algo de información que había obtenido de su difunto esposo.

La columna vertebral de Overwatch se basaba en detener todo conflicto, y traer la paz global. Blackwatch, por otra parte, parecía deleitarse con el conflicto. En un mundo de paz global, ¿dónde dejaría a Reyes y sus hombres? Jubilado, obsoleto, olvidado? Peor que olvidado – porque nadie sabía de su existencia en absoluto. En cambio, la organización era claramente todo sobre Morrison y su banda de héroes.

Uno tiene que preguntarse si el largo plan de Doomfist, su plan orquestado, tenía algo que ver con Overwatch. Tal vez por eso se contentaba con sentarse en la cárcel, ya había comenzado a plantar las semillas del descontento. Todo lo que tenía que hacer era esperar, y dejar que Overwatch se separara. A partir de ahí, el mundo naturalmente caería de nuevo en el caos, con las organizaciones globales codiciosas empujando por el poder sin intervención.

Aunque no sabemos lo que depara el futuro para Doomfist y Talon, sabemos que el conflicto mundial está lejos de terminar. Con Doomfist en la escena, Talon se ha vuelto más peligroso que nunca. No sólo por sus acciones, sino por lo que representa. Overwatch representó ese faro de esperanza para la paz en el pasado, cuando el mundo se tambaleó al borde de la destrucción ¿será capaz de hacerlo de nuevo?

Sobre el Autor



Nintendo Nerd, Blizzard fanboy, Pokemon Master, i don't wanna lie but i don't wanna tell you the truth...