Raji: An Ancient Epic
Plataforma:  PC | PS4 | Xbox One | Nintendo Switch
Género: Aventura | Acción
Desarrollador: Nodding Head Games
Editor: Super.com
Lanzamiento: 18 de agosto de 2020 Nintendo Switch | 15 de octubre de 2020 PS4, Xbox One y PC
Precio: U$S 29,99 Switch | Sin precio para PS4, Xbox One y STEAM
Idioma: Audio y Textos en Inglés | Textos en Español

Cada vez que Nintendo realiza una presentación en el marco de su Indie World Showcase, siempre existe uno o varios títulos independientes que me llaman la atención. Al no tener el importante apoyo de compañías reconocidas en el ambiente, muchas veces estos juegos pueden pasar desapercibidos pero son grandes juegos que merecen su oportunidad. Esto me sucedió con Raji: An Ancient Epic, un juego de aventura y acción que llega de la mano de Nodding Head Games junto con el apoyo de Super.com, el cual está disponible para Nintendo Switch desde el pasado 18 de agosto y que se prepara para su estreno en PC, Xbox One y PlayStation 4 el próximo 15 de octubre.

Nodding Head Games es un estudio desarrollador cuyo primer título es Raji: An Ancient Epic y el cual tiene su base en la ciudad de Pune, India. De allí que este juego se base en referencias a las creencias y tradiciones hindúes, de las cuales aprenderemos mucho a lo largo del título. Luego de probarlo y acompañar a Raji en su historia, te traemos nuestro análisis.

Raji: An Ancient Epic, como dijimos anteriormente, está basado en la religión y tradición hindú. Mil años después de una batalla entre los dioses y los demonios, en los que estos últimos fueron los grandes perdedores, se produce un ataque en el mundo de los hombres por el cual los demonios quieren vengarse de su derrota de la mano de los dioses. Sembrando caos por todos lados, los demonios terminan raptando a Golu, hermano de Raji, protagonista de esta historia. 

Luego de este acontecimiento, vemos como los dioses Vishnu y Durga eligen a Raji para ser le heroína que libere al mundo de la amenaza de los demonios. Para esto le otorgan el poder del Trishul, un tridente utilizado por la mismísima Durga, Diosa de la Guerra, con el que Raji comenzará su periplo para rescatar a su hermano (y de paso el mundo). A medida que avancemos iremos aprendiendo más sobre la cultura hindú mientras recorremos hermosos paisajes que serán de los más variados, pasando por ciudades, desiertos, mazmorras y mucho más.

Si la historia les parece algo familiar no se preocupen. Salvando las distancias, me hizo recordar mucho a la primer entrega de la saga God of War para PlayStation 2. Hordas de demonios que amenazan el mundo de los hombres y los dioses eligiendo a un campeón para salvar el día. Pero esto no es lo único en lo que encontraremos similitudes, ya que el sistema de combate es muy parecido también.

Así es como Raji: An Ancient Epic es un juego de acción al mejor estilo hack and slash en el que tendremos a disposición distintos tipos de armas que tendremos que ir variando para derrotar a los distintos enemigos que se presenten en nuestro camino, así como el ya viejo conocido botón para esquivar (el cual dependiendo el terreno en el que estemos lo utilizaremos para saltar). Tendremos el Trishul (lanza con punta de tridente), un arco así como una combinación de espada y escudo, cada uno con sus ataques específicos aunque con comandos similares: ataque simple, ataque potente, ataque a distancia y ataque especial.

Además, podremos utilizar el entorno a nuestro favor para ir variando la forma en las que atacaremos a nuestros enemigos, pudiendo correr verticalmente sobre las paredes para realizar un salto hacia atrás y luego efectuar un ataque de amplio espectro, o utilizar las columnas para poder hacer un ataque giratorio que permitirá abatir a una mayor cantidad de enemigos. Igualmente estas opciones de ataque no siempre estarán disponibles debido a los escenarios en los que nos encontraremos al ser atacados por los demonios. A medida que avancemos iremos obteniendo orbes que ampliarán nuestra barra de salud, así como lograremos conseguir nuevas habilidades que nos ayudarán en nuestro camino para rescatar a Golu.

Los jefes finales que nos encontraremos en el camino serán un poco más complicados que los enemigos comunes, pero la realidad es que (por lo menos para mí) ninguno supuso un reto muy complicado que no pudiese ser superado esquivando y atacando cuando correspondía. Igualmente, el sistema de combate podría haber sido un poco más profundo, ya que no contamos con la posibilidad de cambiar de armas en el medio de un ataque y no hay un gran abanico de combinaciones con las armas que tenemos a disposición, aunque esto realmente no impide que disfrutemos el juego.

Uno de los detalles más llamativos que tiene el título es su apartado gráfico. Veremos a Raji desde lo alto, y la cámara irá jugando con las distintas perspectivas dependiendo los lugares donde nos encontremos, acercándose o alejándose de nuestra protagonista para que centremos nuestra atención en aquello que los desarrolladores quieren que veamos. Al ser un juego de plataformas lineal, en el que no podemos mover la cámara a nuestra elección, esto ayuda a que los entornos estén muy bien ciudados y tengan un muy buen nivel de detalle, aunque muchas veces nuestra protagonista no será más que una mancha roja en el medio del escenario, algo que se nota mucho en el modo portátil.

Igualmente, esto no quita que los escenarios a los que llevaremos a Raji no sean hermosos. Los colores tienen un rol predominante mientras se juntan para realizar combinaciones realmente llamativas, donde habrá murales y construcciones muy bien realizadas que nos harán conocer más sobre la cultura hindú.

Por otro lado, las cinemáticas están realizadas de una forma muy acertada, las cuales están realizadas de forma animada con marionetas y juegos de luces y sombras, que realmente son un placer para verlas. Las voces juegan también un papel predominante, ya que los dioses serán los encargados de ir contándonos la historia de Raji.

La música, por su parte, nos llevará automáticamente a reconocer las melodías hindúes que muchas veces escuchamos en series o películas y que son llevadas a cabo gracias a un Sitar, un instrumento musical característico de India.

Para finalizar este análisis, puedo decir sin miedo a equivocarme que Raji: An Ancient Epic es un indie que sorprende y para bien. Para todos aquellos que puedan, les recomiendo que se hagan con una copia. Las referencias a la cultura hindú, el detalle de los gráficos en cuanto a los escenarios, los colores, la música y el viaje de Raji contado a través de las voces de los dioses son los puntos más altos de un juego que podría ser más completo con un sistema de batalla un poco más profundo y enemigos con más nivel de dificultad.