Songbird Symphony
Plataformas: Nintendo Switch | PS4 | PC
Género: Plataformas | Musical
Desarrollador: Joysteak Studios
Editor: PQube Limited
Lanzamiento: 25 de julio de 2019 (SwitchPS4 y PC)
Precio: Switch PS4 U$S 16,99 | PC $ 199,99
Idioma: Textos en Inglés | Español | Francés | Alemán | Ruso | Chino

Ya sea que nos la contaron de pequeños o la hayamos escuchado de grandes, no hay persona en el mundo que no conozca la historia del “Patito Feo”, existiendo series animadas, reales y hasta películas. Songbird Symphony, el título desarrollado por Joysteak Studios y editado por PQube Limited, toma parte de la historia de “Patito Feo” y le da una vuelta de tuerca donde existen mensajes interesantes para los más pequeños (y para los no tan pequeños también), y donde su punto más fuerte se encuentra en la música.

Así es como comienza nuestra aventura acompañando al pequeño Birb en su camino de descubrimiento y aprendizaje, donde conocerá nuevos amigos, lugares y muchas cosas más al ritmo de la música y con paisajes de fondo que se relacionan directamente con los distintos tipos de ave que iremos conociendo en su historia.

Songbird Symphony

En Songbird Symphony tomaremos el control de Birb, un pequeño parajito que al salir de su huevo (al ritmo de la música) será adoptado por un pavo real, quien hará las veces de su tío. Al estar un poco más crecido, vemos como decide emprender un viaje para conocer quiénes son sus padres y dónde pertenece realmente. Así es como conocerá al Búho, quien le explicará que para conocer su origen debe aprender tantas notas musicales como pueda, lo que lo llevará por las más diversas y extrañas localizaciones, y en donde conocerá a muchos tipos distintos de aves, cada una con sus características y ritmos específicos.

Podríamos considerar a Songbird Symphony como un juego de plataformas musical, con mapas relativamente lineales en donde no habrá enemigos de ningún tipo por lo que no habrá riesgo de morir. No existe un tutorial que nos explique como jugar, aunque hay una pequeña explicación de forma muy simple sobre de qué va el juego: tendremos que pulsar los distintos botones en el momento adecuado para copiar la melodía que estemos escuchando y así poder salir de nuestro huevo, aunque esto se trasladará a todos los aspectos del juego. Tal es así que para llegar a ciertas zonas deberemos conocer notas específicas, debiendo realizar las combinaciones tal cual se nos muestran. Los puzzles que se nos presentan en los diferentes escenarios no resultan complicados, con la salvedad que algunos serán inaccesibles hasta que no tengamos la nota correspondiente.

No existe un mapa, aunque no es difícil conocer la dirección que debemos seguir para avanzar en la historia. Como dijimos, los mapas son relativamente lineales, con algunas bifurcaciones que nos llevarán a zonas ocultas o donde podremos obtener algunos de los distintos coleccionables del juego, pero que no llevan al jugador a terminar perdido.

Songbird Symphony comienza con un acotado repertorio musical, el cual se irá ampliando a medida que la historia progrese, debiendo utilizar el pad direccional y los botones de acción. Esto va de la mano con la dificultad que tendremos al momento de luchar contra los jefes finales, quienes nos enseñarán su nota musical específica al vencernos, lo cual nos permitirá acceder a nuevos lugares. Una vez que obtengamos cierta cantidad de notas se nos hará cada vez más complicado obtener un buen puntaje.

Songbird Symphony

A decir verdad, en ningún momento “perdí” una batalla, ya que aunque algunas veces terminé machacando los botones, siempre pude conseguir la nota que necesitaba. Entiendo que esto es así para que podamos disfrutar de la historia que tiene Birb para contarnos, dándoles la posibilidad a aquellos que busquen desafíos de “luchar” nuevamente con cualquier jefe y así aumentar el puntaje obtenido. Cada batalla será distinta: aunque en todas deberemos presionar el botón correspondiente en el momento justo, la forma en que deberemos hacerlo cambiará, otorgándoles cierta variedad.

El apartado sonoro del juego es para destacar, ya que aunque la temática de Songbird Symphony se centra en la música, no siempre la idea original del estudio va de la mano con el resultado final. Cada uno de las aves que encontraremos tiene su tonada particular y totalmente identificable. En cuanto a los gráficos, nos encontramos ante un estilo pixelado que es muy llamativo y agradable a la vista, modificándose el entorno en el que nos encontramos dependiendo el tipo de ave que conozcamos.

Si hay algo que podría llegar a entorpecer la experiencia de juego es el excesivo espacio que se utiliza en algunos momentos de las batallas contra los jefes. Algunas veces parte de la pantalla quedará tapada por distintos elementos que no nos permitirán ver con exactitud el momento en que debemos presionar el botón indicado. No es algo grave, pero resulta molesto luego de cierto tiempo.

Songbird Symphony

Como conclusión, Songbird Symphony cumple con creces lo que se propone: un juego entretenido, con una historia que deja más de una enseñanza tanto para los pequeños como para los adultos, y con un apartado gráfico y sonoro que se unen de una gran forma para otorgarnos una muy buena experiencia de juego.