Compartir

Trails of Cold Steel nos lleva a Erebonia, un imperio que ha sido definido como maligno en juegos anteriores de la saga. Lo que presenta una fascinante perspectiva de un elenco de personajes que no son muy diferentes de lo que normalmente veríamos en el lado de los buenos.

La historia tiene un inicio fuerte. Se nos presenta rápidamente a la Clase VII, un grupo de estudiantes que están atrapados en medio de un asedio del edificio en el que están estacionados. Después de algunas batallas y un jefe, una cinemática se reproduce y llegamos al punto en donde el juego realmente comienza. Rean Schwarzer es un estudiante recién inscrito en la Academia Militar Thors, una prestigiosa escuela formada por nobles y plebeyos de diferentes orígenes y habilidades que se dividen en clases basadas en su estatus social.

 Trails of Cold Steel

La clase VII desecha cualquier sentido de la jerarquía al tener miembros de ambas facciones en un aula. A lo largo de varios meses, Rean y el resto de la Clase VII se ven envueltos en política internacional y los muchos peligros del mundo exterior, al estar en el lugar correcto en el momento equivocado.

Thors Academy se convierte en el punto focal durante la mayor parte del juego. Mientras que te podría parecer un escenario muy familiar y reutilizado, sentí que ofreció muchas oportunidades en la que pudimos conocer mucho mas sobre los personajes. Lo que más me gustó fue cómo cada uno de mis compañeros de escuela y miembros de la facultad tenían su propia historia que podía seguir desde el comienzo del juego hasta el final.

El mayor obstáculo que enfrenta el juego es lo lento que son los momentos de apertura del juego. Se tarda un buen rato antes de que las cosas suban a un ritmo decente (al igual que Trails in the Sky), muchas veces seguia buscando otras cosas para distraerme mientras me abría paso a través de las partes más tediosas de la historia.

Afortunadamente, una vez que los eventos más importantes de la trama suceden, Cold Steel realmente tiene una vida propia. De repente no podía esperar a ver lo que estaba a la vuelta de la esquina. Estaba emocionado de saber a dónde me llevaría el camino.

Otro problema que enfrenté con el juego es lo desigual que es la actuación de la voz. Hay momentos en el juego donde Rean va completamente en silencio, mientras que los personajes a su alrededor se proporcionan diálogo hablado. Es extraño ver a un personaje principal que no está expresado estar rodeado de gente que lo es, pero lo mismo ocurre en la versión japonesa del juego.

El combate es donde Trails of Cold Steel realmente brilla. Hasta cuatro miembros del grupo son capaces de participar en batallas por turnos, similar a Trails in the Sky. Cada miembro del equipo puede equipar un cuarzo diferente, cada uno posee sus propias características inherentes y aumentos de stat, tales como un aumento a la fuerza o a la resistencia al veneno. Algunos incluso conceden nuevas artes, o habilidades mágicas. Después de alcanzar un cierto nivel, los jugadores desbloquean habilidades de Craft que consumen CP. El CP se gana atacando a enemigos, siendo dañado, o usando ciertos artículos o artes para recuperarla.

Al ganar por lo menos más de 100 CP, los miembros del equipo pueden usar S-Crafts, que son habilidades increíblemente poderosas similares a los Limit Breaks de Final Fantasy que pueden ayudar a cambiar el rumbo de cualquier batalla. El único inconveniente real es que si ese miembro del equipo muere, pierde todo el CP que ha acumulado.

También hay algo llamado Link Attack! – si un enemigo es golpeado con un arma o habilidad a la que son débil, rompes sus defensas y la persona con las que estás vinculado (que puedes elegir en cualquier momento) se le da la oportunidad de proporcionar un ataque.

Legend of Heroes: Trails of Cold Steel puede muy bien ser el más largo RPG que he jugado y disfrutado de principio a fin, mucho de eso tiene que ver con la escritura maravillosa respaldada por la increíble localización de XSEED Games.

Mientras que el juego sufre de problemas de ritmo, la historia se acumula hasta ese clímax increíble en el que no puedo dejar de pensar. Con un sistema de combate increíble y una banda sonora exquisita que me mantuvo prácticamente saltando en mi silla de la emoción, me la pasé muy bien con Trails of Cold Steel. Lo recomiendo encarecidamente para cualquiera que esté buscando disfrutar un fantástico JRPG.